lunes, 20 de febrero de 2017

Imperdible entrevista a fondo a @Ziberial



Por @sershus

Conozco a Nicolás @ziberial por Twitter, como tantos otros. Lo primero que me llamó la atención fue que usaba de avatar una foto de Carlos Saúl Menem en una Argentina en que el Menemismo era mala palabra. Eso me pareció provocador, políticamente incorrecto. Con los años muchos empezaron a atreverse a hablar de Menem, incluso a reivindicarlo. Se atrevieron a cuestionar la política de Derechos Humanos del Kirchnerismo, se atrevieron a hablar de ajuste, se atrevieron a hablar de tabúes que el Kirchnerismo, en una gran y eficiente batalla impuso en la sociedad. Ziberial lo había hecho mucho antes, cuando pocos se animaban.

Siempre me pareció un personaje interesante, además de una buena persona (tuve la suerte de tratar con él algunas cosas personales), más allá de estar de acuerdo o no con sus pensamientos, tuits e ideas.

Pero lo que más me llamó la atención de @Ziberial es la influencia que puede ejercer en sus seguidores de Twitter. Habiendo tratado con "influencers" con millones de seguidores que cobran y no mueven el avispero, @Zibierial, sin cobrar un peso, le puede pedir a sus followers que se tiren al río, y varios de ellos lo harán. No conocí a nadie con ese poder en mis muchos años en Twitter.
Así que siempre tuve la idea de preguntarle más, saber más. irme a Miami está complicado, así que le propuse entrevistarlo y él aceptó. Conversamos sobre todos los temás y quedé con la sensación de que fue poco.

Esta es una entrevista a fondo a Nicolás de la Plaza aka @ziberial. No importa si sos Kirchnerista, Macrista, Estalinista o Libertario. Mientras no seas pelotudo, creo que la vas a disfrutar.

ADIÓS A ARGENTINA

Sershus: dónde naciste? qué estudiaste y por qué y cuándo te fuiste de Argentina?

Ziberial: Nací en Oakland, California, mi padre estaba haciendo un Master en Berkeley, mi padre es de Mar del Plata y mi madre de Venado Tuerto. Después estudié Derecho en la UBA y trabajé siete años de abogado en un estudio propio.
Decidí irme en el 2011, como varios un poco harto de la vida en Argentina en el sentido económico, me di cuenta como abogado que si no tranzaba con ciertas cosas era imposible mejorar el nivel de vida. Y mejorarlo implicaba dentro de mi profesión de abogado hacer cosas que con ventajas y desventajas las tengo inculcadas en las que definen básicamente una moral que no quise romper y no romperlas significaba no mejorar mi nivel económico y como ya tenía la ciudadanía norteamericana decidí emprender una aventura y venir sin mucha idea de qué, desde hacer un master o trabajar moviendo carros en Home Depot, que de hecho lo hice durante diez días, pero quería salir, Argentina me sofocaba bastante en o psicológico y en lo económico y en diciembre de 2011 decidí irme y en febrero ya estaba en Estados Unidos.

S: por qué terminaste en Oklahoma?

Z: Recalé en lo de mi hermana en Boulder, Colorado, ella vivía ahí hacía siete u ocho años antes, y caí ahí sin trabajo y trabajé desde Home Depot hasta una casa de pastas. Yo era boxeador en Argentina así que trabaje unas noches de "patova" también. Estuve un mes y medio haciendo de todo y medio por inercia apliqué en unos masters. Yo no tenía buen inglés, pensé que tenía un inglés bueno pero resultó ser muy malo cuando empecé a escuchar a la gente americana. Antes de irme había trabajado en un juicio grande de petróleo y me gustó mucho el área y entonces apliqué a un Master que ofrecía la universidad de Oklahoma y un par de universidades más y en marzo me acepta la Universidad de Oklahoma y apenas me aceptan me tomé un avión a la nada misma. 



Todo el mundo me decía que estaba loco, sobre todo la gente de Boulder que es una especie de valle élfico en medio de las Rocky Mountains, y me alquilé una casita muy barata, muy chiquita, con un jardín. Me fui seis meses antes de que empiece el Master pero por suerte trabajé de interprete de Español para el FBI y otros trabajos. Fui sin nada. Estaba soltero, a mi actual mujer la conocí más adelante en un viaje a Argentina. Pero me fui solo. Vendí la parte del estudio a mi socio, vendí mi departamento y fue una decisión 100% mía.

VIVIR EN OKLAHOMA

S: Te gustó lo que encontraste en Oklahoma? Dudaste estando allí de la decisión tomada?

Z: En Oklahoma pasó algo que estaba buscando hacía un montón de tiempo: tener una vida de casa. Hasta ese momento había vivido siempre en departamento. Viví en Italia y también en departamento, en Buenos Aires en departamento, en Boulder también en departamento. Creo que me fui seis meses antes a Oklahoma porque quería probar algo que venía esperando inconscientemente y espiritualmente que era una casa con jardín. El sueño del pibe que nació pateando la pelota en un balcón.

Fue muy loco porque no tenía un amigo ni nada, pero tenía mi jardín. Y en el tiempo libre que tenía, que por momentos eran muchos, me armé una huerta y estaba con la huerta todo el día. Me acuerdo que me compré un equipo de música en un "Garage Sale" por un dólar y en esa época estuve varios meses trabajando en la huerta con el equipo de música sacado afuera escuchando Pappo's Blues, escuchaba eso todo el día. Imaginate las caras de los vecinos, no entendían nada: un loco en la huerta escuchando Pappo a todo volumen. Pero a la vez eso también cayó bien dentro de mis primeros contactos que fueron los vecinos, porque Oklahoma es un estado que vive clavado en el pasado, el trabajo duro está muy bien visto, y cuando sos alguien que se nota que sos un extranjero pero sos alguien que labura 9 horas la tierra se ve bien. Así que me hice de algunos amigos que en otro contexto no me hubiera hecho, es más, se hubieran convertido en enemigos por un tema racial.
Entonces mi psicología en ese momento era dura porque yo tenía una gran vida social en Buenos Aires y ahí estaba solo con Pappo's Blues y la pala cultivando tomates. No fue tan duro, no es que extrañaba, me lo negaba y cuando sentía algo raro agarraba la pala y hacía un pozo. Lo que se diría esconder la basura debajo de la alfombra.



El tema extrañar obviamente a todos les agarra los primeros años. Es una rueda: las primeras semanas estás feliz, todo es mejor de cómo estabas, a la otra semana te acostumbrás, a la otra semana empezás a llamar a tus amigos, a tu familia casi todos los días, a la cuarta semana entrás en crisis. Yo a la crisis la tomaba con mucha cerveza y después como que renacés, estás otra semana mirando que todo es lindo y que volvés a sentir fuerza para salir adelante. Y después vuelve el ciclo todo de vuelta.

Eso me pasó durante un año y medio aproximadamente. Cada cuatro semanas tenía una crisis y salía después y volvía. Pero se va.

S: Por qué se fue?

Z: Se fue también porque empecé a tener un grupo de amigos que era una mescolanza de Argentinos y Norteamericanos, algo que me costó mucho conseguir pero me esforcé mucho por tenerlo. El Americano no se te hace amigo fácil. En mi caso yo era mucho en Buenos Aires de terminar de laburar y empezar a mensajear amigos para ver con quién me juntaba. Eso fue durísimo, fue una de las cosas que más me costó el no poder juntarme con alguien a tomar una cerveza a las 7pm. Y cuando empecé a tener conocidos, los viernes empezaba a cascotear: los viernes les mandaba mensajes, era muy raro para ellos y no me contestaba nadie, pero seguí, seguí siempre hasta que me empezaron a contestar y empecé a ir a reuniones y empecé a hacer asados. Con los asados un poco me los compré, era la pieza diferencial que busca el Yankie. El Yankie no va a ser tu amigo porque sos buen tipo. Para el Yankie es como un equipo, quiere al volante, al delantero, al defensor. Entonces piensa "este tipo qué hace?", yo logré haciendo asados hacerme de amigos Yankies. Y honestamente ahí fue que empezó a desaparecer el extrañar y a disfrutar de una vida Oklahomense que yo disfrutaba mucho.



Pero había otro detalle importante. Oklahoma es un lugar que ningún americano va ni loco salvo que le paguen mucha guita, pero a mí me encantaba y eso fue un detalle fundamental.

S: Cuándo empezaste a trabajar en Oklahoma de lo que querías?

Z: El Master lo termino en mayo de 2013 y a la semana empecé a trabajar en un estudio jurídico. Fue el primer currículum que mandé, era un estudio de Norman, ciudad en la que vivía, que hacía un poco de todo pero yo metí la el tema petróleo que el estudio no tenía ningún abogado especializado en el tema. Lo que hacía era ser un broker de derechos mineros. Obviamente también aplicaba a petroleras, pero yo tenía un currículum malo para petroleras porque era abogado pero no tenía licencias, era americano pero era argentino. Y el petróleo es una industria muy conservadora. Los tipos querían un yankie sin cosas raras. No son muy creativos. No Les gusta tomar a alguien que es raro. Y yo no entraba en ese contexto entonces lo hacía yo por mi cuenta como broker. Lo hice dos años.

S: por qué te gustaba tanto Oklahoma siendo que a nadie le gusta?

Z: Mi tema con Oklahoma es que es un estado que es muy simple, todo es simple. Si vos hacés lo que tenés que hacer te va a ir bien, y si te portás mal te va a ir mal. Por ejemplo Normal, donde vivía yo, tenía 80.000 habitantes de los cuales 10.000 eran policías, es decir, un policía cada ocho personas. Era un estado seguro pero a la vez peligroso porque la policía se aburre. Muchas veces andaba con el auto y te tenías que comer una patrulla atrás siguiéndote por varias cuadras esperando a que cometas un error para pararte. Es como una especie estado policial con sus ventajas y desventajas: ultra seguro, nunca te va a pasar nada en manos de otras personas, pero tenés que seguir las reglas al 100% porque a la primer cosa vas a la cárcel por cualquier cosa, entonces eso a mì me gustaba, no me quiero meter en un tema filosófico de que me guste el estado policial porque no es mi estadío utópico.
Después estaba el tema fauna. En Oklahoma no hay montañas, no hay nada, es como el Chaco, es verde y un estado 100% rural con gente muy genuina. El Oklahomense cuando vos no sos blanco no falsea el cariño hacia vos por un tema racial, directamente no te habla, si no le caés bien no te habla. 



Y si le caés bien es un amigo en serio. No es que quiere hacerse amigo de alguien por una cuestión racial como decimos nosotros "tengo un amigo judío entonces no soy nazi". No se cae en eso. Los amigos que vas a tener van a ser genuinos y van a hacer amigos tuyos por toda tu vida. Y los que no, jamás vas a cruzar una palabra con ellos. Ese blanco y negro me gusta.

Y además vivir en un lugar totalmente descampado, muchos pájaros, mucho verde, mucho bosque. Y también un tema económico: Oklahoma es tremendamente barato comparado con todo el resto de Estados Unidos y es casi la mitad de barato que vivir en Buenos Aires. Así que apenas empecé a trabajar con un sueldo muy bajo, me alcanzaba para absolutamente todo, todo lo que yo quería tener lo tenía con un sueldo que en Miami hago muy poco con eso. En el ínterin me caso y mi esposa también empezó a trabajar así que el tema económico nunca fue un problema a partir de que empecé a trabajar en Oklahoma.

DE OKLAHOMA A MIAMI

S: Qué pasó a los dos años que se fueron a Miami?

Z: Cayó el precio del petróleo y con mi mujer nos sentimos estancados porque en el trabajo en el que estábamos no había forma de crecer, podías hacerlo durante 50 años y nunca ibas a encontrar un desafío, era básicamente ir a trabajar, volver y vivir pero le faltaba un poco de emoción o pimienta.
Mientras estaba en Oklahoma empecé a escribir sobre petróleo en Infobae, salí algunas veces en el programa de radio de Juan Pablo Varsky y por Twitter me contacta Hernán que es un tipo que tiene una empresa de en New York que es una oficina boutique de asesoramiento a fondos de inversión. Entonces me contacta por Twitter para hacerme una pregunta específica de petróleo y al par de meses me ofrece trabajar con él como consultor en proyectos de inversión de petróleo. Como era un trabajo que podía hacer desde cualquier lado, con mi mujer hicimos algo muy gracioso: elegimos 5 ciudades: Denver, Dallas, Houston, New York y Miami. Hicimos un Excel y le pusimos un puntaje a cada tópico: empleo, precios, universidades, diversión, seguridad, etc. Y a cada tópico le asignamos un puntaje del 1 al 5. Estuvimos haciendo eso toda una noche y ganó Miami. La decisión fue absolutamente basada en data porque cada uno tenía más ganas de ir a otro lugar, pero decidimos hacerlo así y salió Miami y nos mudamos a Miami, con trabajo. Y ahí me puse a hacer este trabajo de consultoría.

Primer empezamos con algunos proyectos para Estados Unidos que se fueron cayendo porque la crisis del petróleo ya era un desastre, así que ahí me pasé a armar lo mismo pero en Latinoamérica y más enfocado en energía solar y viendo proyectos de inversión que requerían fondos en Estados Unidos, y ahí empecé a trabajar en proyectos de inversión Latinoamericanos, desde energía solar en Chile hasta petróleo en Colombia, hasta proyectos de infraestructura en Paraguay.

En Argentina habían proyectos que no se podían concretar porque estaba el cepo a los dividendos así que si una empresa Argentina quería financiarse afuera después no había forma de repagar el préstamo ni de pagar dividendos a socios del exterior. Argentina era un tapón, imposible hacer nada. Así que trabajé con muchos proyectos de Latinoamérica pero fuera de la Argentina. Para mí estuvo muy bueno porque no tenía experiencia en finanzas. Me puse a estudiar por mi cuenta y aprendí el 90% de las cosas con el trabajo mismo.

Fue todo algo muy nuevo que me sirvió muchísimo y me sirve hoy día.

S: Pero cómo es posible que a dos personas que escapan de Argentina por el agobio de su cultura terminen con una planilla que les arroja como resultado Miami?

Z: Te juro que fue 100% puntaje. Todas las ciudades tenían una buena y una mala. New York el costo de vivir ahí. Se hace muy cuesta arriba si no vas con un buen sueldo. Houston tenía el problema de la inseguridad. Denver no me acuerdo cuál era el problema pero alguno tenía, y Dallas tenía el problema del entretenimiento.
Hicimos la planilla en una noche y respetamos el resultado. Y salió Miami.
El paso a Miami fue durísimo para los dos. Los precios son otros y me deprimía un poco volver y dejar la Gran América. Acá no es que ves latinos por todos lados sino que ves turistas, lo cual es peor. Al menos el 20% de todas las ciudades a las que podíamos ir eran de población latina.

Fue muy duro porque es otra cultura. El latino acá está muy agrandado, trae vicios de otra cultura. Acá hay mucha mafia corporativa, como las cámaras comerciales en Argentina que es una cueva de mafias todas, acá hay asociaciones de todo, cualquier cosa que hagas hay una asociación que te hace pagar una licencia para un servicio que no existe, y eso está acaparado. Los trámites son más complicados. El marco regulatorio de Estados Unidos que salva a Miami del caos, está autocomplotado con caprichos de las culturas latinas. Es imposible que consigas empleados que trabajen bien, es imposible que el trámite sea simple. Se nota mucho eso, fuera de las caras que veas o los lenguajes que escuches, es un tema más genético si querés llamarlo.

S: cómo se adaptaron a la vida en Miami si es que se adaptaron?

Z: Como toda crisis después de la crisis nada puede empeorar sino que todo mejora. Pasamos momentos muy difíciles al comienzo, como para que te des una idea los primeros meses íbamos de hotel en hotel porque por una de esas reglas que tienen acá, para alquilarte tiene que aprobar una asociación de cubanos, y tenés que tener un año viviendo en Florida, sin importar si venís de otro estado de Estados Unidos, y un montón de cosas que eran terribles. Fueron meses muy muy duros que después de conseguir el departamento todo empezó a ir bien, un poco por inercia, por hacerme muy buenos amigos, y ya pasados casi dos años acá estamos bien. Estamos viviendo a tres cuadras del mar, entonces cuando viene la crisis caminás un poco y está la playa y eso ayuda mucho, si bien no soy alguien de playa, sirve. Ahora estamos más calmos, estamos bien pero siempre con inquietudes a ver cuál va a ser la nueva aventura.



TWITTER Y @Ziberial

S: te conocí en Twitter con el avatar de Menem cuando eso era provocador y políticamente incorrecto. Cuánto hay de personaje y cuánto de realidad en Ziberial?

Z: La cuenta @ziberial arranca en 2010 en la época de los blogs, yo escribía cuentos en un blog y la usaba como difusión. Y después empezó cierta adicción que a todos les pasa de escribir 1000 tuits por día y de opinar de cada cosa que te pasa por la cabeza. Así que siempre fui un ciudadano más tuiteando lo que pensaba o discutiendo o peleando. Después la cuenta tuvo varios puntos de ebullición en cuanto a seguidores. El primero fue cuando escribí LA BOLUDA DE GREENPEACE en Infobae, ahí se armó un lío grande. Después con varias salidas en la radio y ahí explotó.
Básicamente yo siempre fui yo. Ziberial nunca fue la DraPignata, siempre fui yo opinando y nunca fue una parodia. Nunca traté de ocultar mi identidad. Cualquiera que googlee podrá encontrar mi nombre.

Hasta ahora que ya son 7 años de tener la cuenta, siempre puse lo que pensaba en cada cosa. Es una cuenta que nació para provocar pero era yo provocando porque me gustaba provocar. Después se fue agrandado más, más gente se identificaba con lo que yo pensaba y también hubo un cambio de cultura en Argentina. Las cosas que yo decía dejaron de ser tan provocativas y pasaron a ser parte de lo que muchos pensaban. Siempre fui liberal y la cuenta siempre se mantuvo en esa línea, más a la derecha en algunas cosas y no tanto en otras. Me considero un ciudadano que tuitea y que mucha gente está de acuerdo conmigo.

También tuiter tiene una cosa que cuánto más seguidores tenés menos importa lo que digas porque va a tener mucha difusión. Y eso me saca un poco de libertad porque puedo tuitear una estupidez que la entienden 10 más y hay que explicársela a mil, cosa que cuando tenía pocos seguidores no pasaba. Pero digamos que no es un problema.

S: Sentís que tuiter te da poder? O que sos un "influencer"?

Z: En realidad nunca entendí mucho el poder o que tenga poder. Lo que tengo capaz es cierta canalización certera de mis pensamientos. A mí nunca nadie me ofreció tuitear por dinero. Tampoco por no dinero. Yo conozco muchos políticos que están hoy en el poder y que estaban antes y ninguno me pidió que tuitee tal cosa o lo ayude con tal otra, supongo que porque soy impredecible o no soy fácil de coordinar, lo cual me hace sentir un poco orgulloso, entonces ese poder que tengo lo uso para diseminar mis convicciones, es como un juego, hay una medida que no me gusta y digo que es una medida mala, y de repente eso tiene una difusión y eso me agrada pero siempre el beneficiario de lo que se puede llamar ese poder soy siempre yo, no le presto ese beneficio a otros. Yo soy alguien con convicciones políticas fuertes, siempre me gustó la política, y sin importar el signo político del momento tiro alguna opinión o crítica y después hay gente que la apoya o gente que no pero lo hago para satisfacer mis convicciones.

S: De qué te cuidas en Tuiter si es que te cuidás de algo?

Z: Nunca tuve problemas fuera de la esfera de Tuiter, sí tuve problemas porque por ahí tuiteo y ese que destrozo es amigo de alguien, o me pasó una vez con lo de los alacranes que hice un chiste con una familia que se fue porque no soportaba más los alacranes y no me di cuenta que esa persona era una amiga y cuando me di cuenta lo borré. Pero básicamente mis límites son cuando perjudico mucho a gente que no tiene responsabilidad. No me pongo ningún límite político pero sí a gente, con nombre y apellido. A veces se me va la mano, hablo muy mal de alguien y luego me arrepiento porque no es mi idea y entonces me voy para atrás. Y hoy tampoco me meto en paleas mano a mano con gente que tenga cuentas parecidas a la mía, antes lo hacía pero hoy no, y básicamente no lo hago más porque no me lleva a nada, no me sirve a mí demostrar que en una pelea palo a palo, quedar yo mejor que otra persona.

Pero hoy, así como fui muy crítico del Kirchnerismo en todo sentido, lo soy también con el Macrismo y no paro, y tengo amigos involucrados pero trato de mantener la línea inicial de siempre pensar lo mío y tratar de no romper mi forma de pensar o mis convicciones por ser amigo de tal o porque me caiga bien tal persona.

TENGO UN AMIGO KIRCHNERISTA

S: Conservás amigos Kirchneristas o creés que la diferencia de valores te impide mantener una amistad con ellos?

Z: Sí, tengo grandes amigos históricos que son Kirchneristas. Fue algo que siempre lo mantuve. A mí el tema del Kirchnerismo siempre lo vi como una especie de nuez vacía ideológica. Al principio era Peronismo, después Chavismo, después Stalinismo, como es el Peronismo siempre, que va siempre flotando sobre el viento hacia donde la coyuntura dice que hay que estar. Entonces yo considero a un Kirchnerista o a un Peronista como alguien muy débil de convicciones, fuera de la parte moral o la parte de aplaudir que se robe o no. Es gente muy light. No es como los Chavistas donde el Chavismo es una religión. Por suerte el Kirchnerismo nunca se convirtió en una religión entonces no estás hablando con alguien que es dogmático, entonces podés hablar con un Kirchnerista, mano a mano, sacando el circo de Tuiter, podés hablar mano a mano de cualquier cosa, no es un talibán, por lo menos lo que yo conozco.

Nunca jamás dejé de tener amigos por la ideología ni por las cuestiones de religión. En cierta forma soy humanista porque valoro cosas que hace que alguien no sea un pelotudo. Pelotudo hay de todos los signos y mi límite es ese: conozco un pelotudo y no lo veo nunca más. Cuando no sos un pelotudo y sos una persona que por la razón que fuera estás en la otra punta ideológica mía, para mi va bien y funciona y si soy amigo soy amigo.

Lo que sí perdí por Kirchneristas son parientes. Pero lo que me di cuenta es que no es que el problema no era que fueran Kirchneristas sino que eran pelotudos y como eran parientes los dejé pasar, pero el Kirchnerismo hizo que me diera cuenta que eran pelotudos y me saque de encima unos cuantos primos pelotudos. Y de mi grupo de cinco amigos más cercanos, dos de ellos son ultra Kirchneristas y los mantengo hasta hoy.

MACRISMO: CAMBIAMOS?

S: Cómo ves al gobierno de Macri?

Z: El gobierno de Macri me produce varias cosas. Lo que me gusta es el plan de obras nacional, me gusta el consenso con los gobernadores que hoy en día por primera vez tienen la participación justa o al menos no hay quejas de que sea injusta. Me gusta mucho la intención de cambiar ciertos paradigmas culturales, la Argentina viene de una experiencia populista muy extrema, algo de lo cual es muy complicado salir, no tanto por las medidas económicas que hagas, sean buenas o malas, sino por cómo hacés para cambiar la cabeza de la gente para que trabaje como en un país normal. Argentina, lamentablemente siempre fue anormal para lo malo y creo que con el Kirchnerismo se fue al extremo con eso, hay cosas muy simples, muy racionales que se entienden en todo el mundo y en Argentina no. Ese es un desafío tremendo para un gobierno que quiere cambiarlo porque no hay un manual que lo explique.

Entonces el tema obras está bien, la baja de inflación porque terminaron de emitir alocadamente está funcionando, y el tema de energías renovables es un éxito total, se están haciendo proyectos en todo el país. Y lo más importante es que veo buenas intenciones dentro de lo que se puede, cosa que antes no. De pasar de un gobierno que con un discurso popular saquearon un país. Espero con el tiempo la gente se de cuenta de lo que fueron estos 12 años. No hay nada más impune y más horrible que usar un discurso popular para saquear el país.

Entonces es un desafío inmenso, enorme. Pero a la vez yo corro al gobierno por derecha. Me parece que con el déficit fiscal de hoy día tenés que ajustar. Menem cuando hizo la reforma del estado que estaba en una situación similar reformó el estado en serio. Argentina también lo tiene que hacer esta vez. No se hace. Veo que hay una intensión de continuar con la misma estructura estatal que heredó del Kirchnerismo, lo considero un error tremendo porque es una estructura que se mantiene con endeudamiento, lo que antes se mantenía con emisión, y el problema del endeudamiento es que cuando mentenés un déficit con lo que te prestan, cuando decidan no prestarte más tenés un 2001. Entonces esa es una trampa de la cual hay que salir como sea, porque el costo por el prejuicio de ajustar va a ser siempre mucho menor al costo de cuando te implosione el país por tener 6 puntos de déficit del PBI.

Después soy muy crítico con la gestión de la Ciudad de Buenos Aires, el tema que hacen con UBER me parece una especie de capricho de algún tipo de burbuja de gente que decide sobre los temas de la ciudad.

Y también soy muy crítico de la comunicación del gobierno. Por un puente que se construye se difunde con un tuit. Y ese puente tardó 6 meses en hacerlo, hubo que buscar la financiación, se generaron empleos, beneficia a mucha gente, etc. y no se comunica para mostrar una manera de comunicación opuesta a la de Cristina. Pero eso a la larga te golpea, porque si a la gente no le decís que hiciste un puente, no sabe que hiciste un puente y cuando hay que votar para la gente no existe ningún puente. Y eso es una lástima porque lo que falta en Argentina es infraestructura y no se comunica que se está haciendo.

VOLVER A ARGENTINA

S: Empezaste esta entrevista diciendo que te fuiste a USA porque en Argentina no ibas a poder lograr tus deseos conservando tus convicciones. Ya pasaron varios años viviendo en USA y quiero saber si lograste allí encontrar eso que buscabas cuando te fuiste. Y también si volverías a vivir a Argentina.

Z: Vivir en Estados Unidos me hizo un cambio grande en la cabeza. Yo en Argentina era un abogadito con estudio propio, trabajaba con empresas y clientes y tenía mucha ambición económica, supongo que para suplir otras carencias. Pero lo que me cambió Estados Unidos fue que me anuló el tema de tener como objetivo de vida ganar más plata. Yo ahora valoro otras cosas, por ejemplo una vida tranquila con un buen ecosistema con gente que te aprecie. Entonces dejé la ambición y las metas de gran crecimiento económico que tenía antes de irme.

Entendiendo eso podría volver a Argentina pero en otro contexto. Viviría en el campo, si se puede no pisar Buenos Aires. Porque considero que Argentina es un gran país vacío y que en el interior hay un montón de cosas para hacer. Argentina es un diamante en bruto que existe en el mundo donde vos tenés un ecosistema casi perfecto y vacío. Entonces vos podés jugar al pionero del Siglo XVII, lo podés jugar en el año 2017. Me parece algo espectacular porque podés hacer lo que hacían los antiguos colonos Americanos de ir a la nada y construir de la nada.

Esa es una idea que no la tengo bien formada. Es un conjunto de emociones que confluyen por algún lado de ideas sueltas, pero es algo que me atrapa. Ir a un lugar vacío y construirlo de cero. Argentina me parece el mejor lugar del mundo para hacer eso, en Estados Unidos también hay estados donde podés hacer eso pero con más facilidades. Algunas veces en tuiter expongo esta idea. Cómo de 40 millones pueden vivir 17 en Buenos Aires y el Conurbano matándose entre todos, con inseguridad absoluta, con mil carencias, cuando tenés un país vacío con todos los recursos que existen en el mundo juntos? Y las respuestas son siempre: "bueno porque no hay clínica pública cerca, porque no hay policía..." Y es raro porque en Buenos Aires nadie va a una clínica pública y la policía no sirve para nada. Entonces es como que hay una especie de negación por aprovechar las millones de oportunidades que tiene Argentina.

Entonces dentro de mis objetivos que hoy en día son un poco lo que tuve en Oklahoma: una vida tranquila con naturaleza y sin mucho oleaje, Argentina sería un lugar ideal. Así que no descarto en varios años hacer una experiencia así. Pero 100% de vida en el campo.


S: Muchas gracias Nicolás. Un placer.

lunes, 2 de enero de 2017

Tirar la basura en la calle y todos los problemas de Argentina


Buenos Aires es una ciudad sucia. Al igual que el resto del país. 

La mitad de los argentinos no tiramos la basura en los tachos y lo hacemos en la calle. 

No es un problema de falta de tachos. Al menos en Buenos Aires hay un par por cuadra o más. 

No es un problema de clase social. Pobres, clases medias y ricos tiran la basura en la calle por igual. 

No es un problema de educación. Todos sabemos que tirar la basura en la vereda está mal. 

Y por qué tiramos la basura en la calle? No sé. No soy psicólogo. 

Cómo se soluciona? 

Está demostrado que poniendo multas carísimas que se hagan efectivas todos tiraríamos la basura en los tachos. Por ejemplo, $10.000 por tirar un envoltorio de sugus azul en la vereda. 

Y por qué no se hace?

Por los siguientes motivos:

Si algún legislador propusiera la ley saldrían las agrupaciones de izquierda a cortar todos los accesos a Buenos Aires
Página 12 sacaría artículos sobre el derecho humano de tirar papeles en la calle, C5N sacaría un informe sobre el negocio de la familia Macri con los tachos de basura, Massa en América diría que más que pensar en tachos de basura hay que pensar en el bolsillo de la gente, y en tuiter sería trendic topic el HT #MacriGato. 

Pero supongamos que con el apoyo de Pichetto y Diego Bossio a cambio de 700 mil millones de dólares para Chubut, el oficialismo logra sacar la ley y promulgarla. Entonces viene la segunda parte: 

Los agentes de contranencion ciudadana se harían los distraídos en la calle y librarían multas a 1 de cada 1000 que tiran basura en la calle. A su vez, 9 de cada 10 de esos 1 de cada 1000 propondrían una coima al agente y 9 de cada 10 agentes la aceptaría. 

Pero tenemos finalmente que de cada millón de personas que tiran basura en la calle, uno de ellos es finalmente multado. Pero tiene una instancia más, la de hablar con el juez de contravenciones. Que un poco cansado de la vida te mira y te dice: flaco, no seas boludo. Y te perdona. 

Salvo la excepción. Lo que nos daría que 1 de cada 40 millones de personas pagaría la multa. Finalmente al estado le ingresarían $10.000, pero perdió miles de millones en Chubut y las calles seguirán siendo la misma mugre. 

Conclusión: somos una mierda 

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Es complejo



Lunes 19 de diciembre. 5am. La térmica en Buenos Aires marca 28 grados. Amanece el infierno. 

El transporte público decidió hacer un paro preventivo. "Un poco de presión hay que meter" dijo el secretario general del gremio que buscaba sacar beneficios en la ley de ganancias. 

No hay colectivos, ni trenes, ni subtes, ni aviones, ni UBER (porque el gobierno de la ciudad amenazó con poner a todos los choferes en cana). 

Muchos no van a trabajar. Los demás van en auto, o caminando o en bicicleta o a caballo. La térmica supera los 34 a las 11:30am. 

Un pibe chorro mata a un pibe clase media en la tarde. Un policía mata a un pibe chorro media hora después.  Un juez libera a un pibe chorro que ya mató a dos personas. Otro juez encuentra inocente a un comisario con 14 departamentos y 2 aviones en su haber. El consejo de la magistratura dice que no hay motivos para abrir una causa contra un juez. Esteche tuitea que el 20 de diciembre Macri Gato se va en Helicóptero. Algunos tuiteros se indignan. Intratables ya tiene cubiertas las 4hs de programa. 

6:30 PM. 38 grados y subiendo. El cielo se pone negro entrando las nubes por el oeste. 20 tipos cortan libertador a la altura de la Ex Esma. Un policía se acerca y negocia un carril libre de cada mano. Fracasa. Los tipos reclaman por el despido de un compañero de la CONEA que lo rajaron por llegar 2hs tarde 360 de los 365 días del año. El servicio meteorológico emite un alerta a cortísimo plazo de granizo dañino como en 2006. 

Suena el infierno. 

Bombas de estruendo, bombos, bocinas, silbato de policía y puteadas. No hay por donde desviar el tránsito. Apenas es lunes y se van a abollar todos los techos del autos. 

Es complejo. 

Un día la infradotada de Florencia Saintout, justificó un acto terrorista en Europa que mató a más de 50 civiles diciendo que "Es complejo". Desde entonces decir que algo "es complejo" es un forma de caragada o ironía a los progres. 

Gobernar este país de mierda es complejo. Mucho más ahora que en 2003 cuando asumió Kermer con la economía rebotando como pelota saltarina. Mucho más después de 12 años donde nos llenaron de guita los bolsillos, nos enseñaron que la ley está para quebrarla y que el gas es gratis para la clase media y los ricos y es cara para los pobres. 

Es complejo cuando no sos peronista. Mucho más complejo. 

El 51% le reclama a Macri que limpie las calles de piquetes como estos 20 tipos que cortan para defender a un ñoqui. 

El 49% no se la cree que Macri reprime un octavo de lo que reprimió Cristina. Tanto no se la cree que de verdad creen que Macri basura vos sos la dictadura. Un porcentaje del 49% quiere que Macri reprima para que haya un muerto y no solo lograr que se vaya el 20 de diciembre sino para reafirmar sus prejuicios. Macri sabe que con un muerto de va y que no domina a la policia. Macri no reprime. Los putean sus votantes y sus no votantes le dicen gato y le tiran piedras. 

8:45 PM. Reincorporan al ñoqui. Los vagos liberan libertador. Los colectivos, andan al igual que los trenes y despegan los aviones. Unos chorros cagan a trompadas a un jubilado en Lanús oeste. El gobierno arregla con la CGT y se asegura ganancias. Los autos empiezan a circular por va libertador pero se atascan en General Paz por el tránsito normal de cualquier otro día. 

9pm. No cayó una gota. La térmica sigue clavada en 38 y ya no hay una puta nube. Tampoco cortes de luz. Raro. 

Empieza intratables. 

Es complejo. 



martes, 25 de octubre de 2016

A un año del triunfo de Scioli en primera vuelta y Anibal gobernador

por @sershus y dedicado al único que creýo: @orwellgeorge

Hoy, 25 de octubre de 2016, hace un año estaba de viaje. Más precisamente en Ginebra, Suiza con mi esposa e hija. Acabábamos de llegar a esa hermosa pero poco marketinera ciudad a orillas del Lago Leman. Veníamos de Paris con un TGV. Hermoso viaje de 2 horas y media para hacer más de 700kms.

El viaje entre Francia y Suiza era un viaje del primer mundo al primerísimo primer mundo, pero un poco nuestra cabeza estaba puesta en Argentina, país del cuarto mundo y con riesgo a descender al quinto en caso de que Ganara Scioli en primera vuelta y Anibal Gobernador.

De todos modos las 5hs de diferencia horaria ayudaron a que paseáremos casi normalmente, sin afectar nuestra mente de la pesadilla que anunciaban todos los medios, o mejor dicho casi todas las encuestas. Desde la supuestamente seria Poliarquía a la payasesca encuestadora trucha de Artemio López.

El día en Suiza estaba espectacular, demasiado lindo para estar entrado ya en el otoño. Era domingo y la gente se agolpaba sobre el lago frente al famoso chorro invertido.



Caminamos de una punta a otra de la ciudad. Disfrutamos los paisajes montañosos, la prolijidad Suiza y la perfección con la que funciona allí todo. Estuvimos frente al lago hasta que se hizo de noche, como la hacen allí los lugareños aprovechando cada centímetro anterior a la crueldad del invierno.

A las 6pm de Argentina eran nuestras 11 de la noche. La imagen nos llegó por tuiter como les llegó a todos. Fue esta imagen que quedará en el museo del periídismo mundial como uno de los mayores papelones de la historia.



Navarro nunca tuvo prestigio pero el Gato Sylvestre será recordado por esa foto. Se ve que nadie le dije que la dignidad vale más que un sueldo con fondos de la SIDE.

Y nos fuimos a dormir tristes, pensando que en unos días volveríamos al peor país posible. Pero se ve que los nervios no me dejaban dormir y a las 6 de la mañana me desperté exaltado. Abrí rápido el diario y decía que Macri estaba un punto arriba y Vidal era la nueva gobernadora de la Provincia de Buenos Aires. No sabía si estaba soñando o si era real. Lo chequeé primero en otro portal, luego en tuiter. Era real. Desperté a mi esposa, le conté la noticia y nos pusimos a saltar en la cama. Mi hija por suerte seguía durmiendo.

Esa noche no dormimos más. Al otro día nos fuimos a recorrer la otra punto del Lago Leman. ïbamos a un lugar que siempre había querido conocer. Se llama Montreaux. Además de estar ubicado en un paraíso en la tierra es una de las cunas musicales del mundo. Entre otras cosas allí se fue a pasar sus últimos años Freddy Mercury y también allí Deep Purple escribió su famosa "Somke on the Water".


Lo peor que te puede pasar en Suiza es que esté nublado, porque sabés que estás rodeado de paisajes increíbles pero no los ves. Ese lunes 26 de octubre de 2015 estaba totalmente nublado. Pero pocas veces recuerdo haberme sentido tan feliz por una cuestión política. Mi último recuerdo era del 30 de octubre del 83.






sábado, 15 de octubre de 2016

La muerte de Twitter


Por @sershus

Hace 10 años estaba con mi amigo Mariano tomando algo por algún lugar de la costanera de Buenos Aires y tuvimos esta conversación:

Mariano: conocés twitter?
Yo: no
M: está buenísimo 
Y: para qué sirve?
M: te abrís una cuenta y podés escribir cosas de no más de 140 caracteres y te leen las personas que te siguen
Y: te siguen?
M: si
Y: y quién te sigue?
M: no sé. Personas que les interesa leer lo que escribo
Y: y qué escribís en 140 caracteres?
M: lo que estoy haciendo
Y: lo que estás haciendo? Por ejemplo "estoy hablando con mi amigo Sergio"?
M: ponele. 
Y: y a quién le interesa eso?
M: a los que me siguen
Y: y cuántas personas te siguen?
M: como 100
Y: WHAAAATTTTT? 100???
M: si. 100. 
Y: vos decís que hay 100 personas en el mundo que les interesa leer que estás tomando algo ahora en este momento conmigo?
M: sí
(Silencio)
Y: sabés lo que pienso?
M: no
Y: que esa cosa twitter es el peor invento de la historia
M: no entendés nada

10 años después twitter me parece uno de los mejores inventos de la historia y por lejos la mejor red social y la que más modificó hábitos y la que más repercute más allá de su plataforma.  Mucho más que la exitosísima Facebook. 

Sin embargo es una compañía en problemas, al punto de que se especula con su cierre, algo que no creo que suceda. 

A Twitter y sus más de 300 millones de usuarios le cuesta crecer. Cualquier red social nueva más o menos exitosa la supera en usuarios, en ingresos y en ganancias en muy poco tiempo. Las acciones de Twitter se desploman. Sus CEOs hacen cambios estratégicos cada 6 meses y a ninguno de ellos le encuentran la vuelta. La empresa está en venta y tampoco encuentra compradores. 

La mejor red social de la historia se derrumba. Si llegara a cerrar, nosotros, los usuarios, deberemos inventarnos una vida. 

Uno de los problemas de Twitter es su gran barrera de entrada. Cuesta mucho entenderla para el usuario nuevo. Recién pregunté en Twitter cuánto tardaron los usuarios activos en entender cómo funcionaba y el que menos tardó fue 6 meses y en la mayoría de los casos 2 años. Hay que darle muchas oportunidades para no abandonar algo luego de 2 años de intentos. Es paradójico que la red social Del Real time  tenga un tiempo de aprendizaje tan largo. 

Pero no sé cómo se soluciona eso sí en Twitter se habla un castellano distinto al de la vida. Si los usuarios con muchos seguidores no le dan bola a los que no los sigue nadie. Si el 99% de lo que se escribe en tuiter son ironías o chistes malos. 

Pero los que logran pasar la barrera es muy probable que no la abandonen nunca. Eso sí, el modelo de negocios de Twitter es muy malo. Además de cobrar cara la publicidad, está tan mal integrada que nadie consume sus anuncios. Ahí sí es un problema de sus directivos que no saben cómo convertir a una masa de 300 millones de personas, en clientes. 

Volviendo a 10 años atrás y mi conversación con Mariano, pocas veces vi una idea tan mala ser tan buena. Al que se le ocurrió estaba loco y el inversor que puso plata en esa idea ridícula estaba más loco aún. Tal vez ese sea el problema de twitter y por eso esté por desaparecer. 

O tal vez sea una de las peores ideas de la historia. Si lo pensás dos minutos, lo es. 

lunes, 10 de octubre de 2016

Ser boludo(a) no distingue de género


Por @sershus

No hace falta ser entendido en el tema cuando se trata de sentido común. 

Por lejos lo que más leí sobre el encuentro de mujeres en Rosario fueron las pintadas con consignas totalmente ridículas y extremas como que "el día de la madre es machista" o "comer carne es de heterosexual" por solo nombrar dos de las idioteces más grandes que leí en mi vida. 



Pero más grave aún es la defensa sobre las pintadas, la violencia y las frases idiotas que se leyeron en las redes luego de la marcha, como que "la verdadera violencia es violar" dando a entender que la violencia de menor intensidad no requiere condena. O peor aún, una tal malena pichot que tiene cierta fama, reivindicando la violencia diciendo que "hay que quemar todo hasta que de legalice el aborto" y otras tantas ridiculeces anacrónicas que por suerte es incapaz de llevar a la práctica. 



Lograr la igualdad de género requiere de lucha, no se llegará por medio de un regalo del cielo. Pero nunca vi una lucha que vaya tan en contra de sus objetivos. 

Si las violentas y ridículas fueron 10 entre 70mil y no sabés que lo que resaltarán los medios son los desmanes de esas 10 entonces vivís en un mundo paralelo. 

Si no te das cuenta que puteando sin razón la heterosexualidad no ganarás la simpatía de nadie es que tu cerebro está con problemas neuronales. 

Si en lugar de condenar a las 10 que hacen todo mal te dedicás a justificarlas y putear a los que las condenan, te convertís en una más de las repudiables.

Todo esto es sentido común. De hecho fíjate cuantas mujeres que no fueron a la marcha se indignaron con la marcha que supuestamente las representa. 

Sin dudas, el objetivo de la igualdad de género quedó un poco más lejos que antes de la marcha. 


sábado, 3 de septiembre de 2016

Sobrevalorando el "Ganar la calle"


Por @sershus

Somos animales de costumbre. Es sabido. 

La pornográfica sobredosis de exposición explícita de corrupción kirchnerista durante el primer semestre, con su climax en López escondiendo bolsos repletos de dólares en un convento con monjitas de 90 años haciéndose de cómplices a las 4 de la madrugada hace que ningún otro hecho de corrupción vaya a generar impacto en la sociedad por los próximos 5 años. Solo podría ser superada por grabaciones de Cristina escondiendo Yuanes en el estómago del cadaver de Nestor. Cosa que no creo que vaya a suceder. Aunque nada es imposible con esta gente. 

Lo mismo se puede decir del para mí sobrevalorado efecto de "ganar la calle", un concepto muy magnificado por políticos y politólogos pero al cual considero un tanto anacrónico por la memoria colectiva del 2001 y por supuesto, tiempos mucho más añejos a lo largo de toda nuestra historia. 

No digo que no tenga importancia el efecto de una manifestación como lo fue la Marcha Federal. Pero quién se acuerda de la marcha sindical de hace tan solo dos meses y que fue aún mucho más masiva que esta? Y de las plazas de la resistencia comandadas por el asambleísta de patios Kicillof? 

El problema es usar métodos anticuados en tiempos donde la tecnología cambia todo y mucho más si no se considera el efecto contrario que genera la frecuencia con su susesivo efecto costumbre. 

Pasó lo mismo con los cacerolazos a Cristina en su momento. Los organizadores se entusiasmaron y pasaron a organizar uno por mes al que no concurría nadie a pesar de que la indignación era la misma a aquel que fueron cientos de miles. 

A mí entender, ahora en 2016 y desde ya hace un tiempo la batalla no está en la calle. Entiendo que para el kirchnerismo residual es la única batalla posible, la única que pueden ganar porque en todos los demás frentes no pueden ni empezar a hablar sin que se los anule diciéndole "valijas". Pero para el gobierno no creo que estas marchas resulten una preocupación y mucho menos algo que vaya a alterar sus políticas y mucho menos se siguen convocando erróneamente una por semana. 

La única batalla del gobierno es la reactivación económica. Si no llega pronto están al horno. Y no por un grupo social liderado por Esteche, D Elia, Boudou y Larroque. Tampoco por los Yasky ni los Baradel. Sino por la clase media. La que siempre define quién nos gobierna. La que votó Cambiemos hace menos de un año y podría votar a Massa el año próximo. Justamente Massa, alguien que tiene la habilidad de reunir lo peor de cada uno de los que nos gobernaron en los últimos 30 años. 

Saludos.